La importancia del “asunto” en el correo electrónico 5


Email

Seguro que os ha pasado más de una vez: tienes el buzón de correo hasta arriba. No dispones nada más que de unos minutos antes de la próxima reunión y decides dedicarle ese tiempo a los correos más urgentes. Es imposible ponerse con todos en ese momento.

Entonces, realizas un barrido rápido por los correos (si ya los tienes etiquetados gracias a filtros inteligentes habrás ganado bastante) y te fijas en el remitente (siempre hay personas a las que les das más prioridad que el resto) y en el asunto del correo.

Entonces, entre todo ese correo pendiente de ser abierto ves uno que destaca sobre el resto. Uno que, en mayúscula, tiene un asunto del tipo “IMPORTANTE” o “URGENTE”. Evidentemente, vas y lo abres… para descubrir que se trata del típico Power Point de chicas ligeritas de ropa que te manda ese amigo con poco tiempo, el aviso de que una aplicación web en la que te apuntaste pero hace tiempo que no usas se ha actualizado con nuevas funcionalidades, o el recordatorio de que se trata de los últimos días para que te apuntes a un magnífico curso a distancia para conseguir un título de protésico dental válido en varios países africanos.

Yo, sinceramente, piqué las primeras veces. Ahora ya no me dejo llevar por ese tipo de mensajes en el asunto del correo.

¿Y qué me decís de esos correos que llegan con el asunto en blanco? ¿Los abrís por si son importantes para luego descubrir que se trata de spam? ¿O los dejáis pensando que no son prioritarios pero luego se trata de la convocatoria para una reunión urgente?

El asunto en un correo es algo importantísimo. Como dice Berto Pena, es como el titular de una noticia en un periódico. Muchas veces lees de pasada los titulares y sólo te paras a leer en profundidad una noticia ya que, por el titular, te ha parecido que merece tu atención. Con los correos pasa lo mismo.

Por eso, deberías seguir los siguientes consejos a la hora de poner el asunto de un correo:

  1. Nunca lo dejes en blanco. Induce a error
  2. Evita los asuntos del tipo “IMPORTANTE” o “URGENTE”. Somos muchos los que ya no les hacemos caso.
  3. Piensa el asunto un poco antes de ponerlo. Es lo más importante del correo.
  4. Antes de enviar el correo, revisa el asunto que has puesto. El asunto que escribes al principio puede no tener nada que ver con el cuerpo del correo después de escribir éste. En ese caso, vuelva a redactar el asunto

Si te ha gustado esta entrada, puedes suscribirte al blog para recibir todos los nuevos contenidos que se publiquen. Suscríbete usando un lector de feeeds , recibe las actualizaciones por correo electrónico o síguenos en Facebook o Twitter.

  • Pingback: Bitacoras.com()

  • dayer

    Me recuerda a la casi olvidada «prioridad» de los correos. Que sus creadores la pensaron con toda la buena idea del mundo, pero al final toda la gente los marcaba todos con «prioridad alta» y dejaba de tener sentido la opción para los servidores, clientes y demás. Y ya no digo nada de los que llevan HTML innecesariamente, con eso tienes para otra entrada jejeje.

    Un saludo
    My recent post Sugerencias de Google para Leire Pajín

  • http://www.abc.es/blogs/perdomo/ José Luis Perdomo

    Muy bueno, Rafa. Creo que a partir de hoy voy a empezar a fijarme más en la redacción del "Asunto". Abrazo.