Archivos etiqueta: %s nios


Enseñemos a los niños a usar las calculadoras 2

Cuando de pequeño iba al colegio y no me dejaban usar la calculadora, me daba mucha rabia. Yo siempre pensé que no tenía sentido perder el tiempo haciendo cálculos manuales existiendo un aparatejo que los hacía inmediatamente y sin error.

Vamos a ver, que nadie me malinterprete. Yo creo que los niños tienen que saber sumar, restar, multiplicar y dividir “de cabeza”. Evidentemente, el hacer cálculos sencillos sin ayuda externa ayuda a desarrollar la agilidad mental. Sí, hasta ahí yo creo que todos estaremos de acuerdo. Pero, seamos sinceros, ¿nos ha servido de mucho saber hacer raíces cuadradas a mano?. ¿Habéis tenido que hacer muchos cálculos exponenciales a lo largo de vuestra vida sin ayuda de una calculadora?.

Soy partidario de que los niños conozcan las operaciones básicas, practiquen con ellas y poco más. Después, que les enseñen a utilizar la calculadora. Lo contrario sería algo parecido a pedirle a los niños que escriban con pluma de ganso y tinta de calamar. Aprovechemos las ayudas tecnológicas.

Por eso hoy me he llevado una agradable sorpresa cuando mi hijo (que estudia segundo de primaria y tiene 8 años) me ha pedido la calculadora. Resulta que, una vez que han aprendido lo básico en el cálculo (sumar, restar y un poco de multiplicar), les han incluido un tema en el libro (el último tema para este curso) en el que les enseñan a utilizar la calculadora y les piden que hagan varios ejercicio.

¡Qué alegría!. Hemos avanzado en algo.

Evidentemente, el curso que viene volverán a aprender cálculo, seguirán con las multiplicaciones y empezarán con las divisiones, pero ya sabrán que existe una herramienta que les va a ayudar cuando lo necesiten y que no es un “cacharro tabú”.


Si te ha gustado esta entrada, puedes suscribirte al blog para recibir todos los nuevos contenidos que se publiquen. Suscríbete usando un lector de feeeds , recibe las actualizaciones por correo electrónico o síguenos en Facebook o Twitter.


Maná, maná. ¡La de veces que habré cantado esta canción! 3

Todo un clásico de la niñez de más de uno.

Me ha encantado volver a recordarla después de tantos años.


Si te ha gustado esta entrada, puedes suscribirte al blog para recibir todos los nuevos contenidos que se publiquen. Suscríbete usando un lector de feeeds , recibe las actualizaciones por correo electrónico o síguenos en Facebook o Twitter.


Carta a un cabrón 12

Querido maltratador,

No sé si estás enterado pero hoy se celebra el día internacional contra la violencia de género. Es decir, hoy es tu día.

No te quejarás, has conseguido que incluso te dediquen un día. Y es que lo tuyo tiene mucho mérito. Eres capaz de destrozar varias vidas (la de tu mujer y tus hijos, además de familiares y amigos que sufren con ellos) y poder salir a la calle con la cabeza bien alta.

Al fin y al cabo, tu mujer era tuya y haces con ella lo que te da la gana, ¿verdad?.

La muy zorra no hacía más que rehuirte la mirada cuando llegabas a casa después de haber estado en el bar con los amigos. Encima, parecía como si le diese asco hacer el amor contigo. ¡Pero si es tu mujer!. ¡Que se joda!. En tu casa el amo eres tú.

Se creía que con unas lágrimas iba a conseguir darte pena. En absoluto. Ante las lágrimas, una buena hostia. Menos tonterías, joder, menos tonterías.

Menos mal que se te ocurrió dejar de darle dinero, porque seguro que se lo gastaba en gilipolleces. Decía que era para comida y la ropa de los niños pero hiciste bien en no creerlo. Seguro que te quería engañar.

Pero contigo no podía. ¡Ja!, el rey de la casa, el macho “protector”.

Y los niños… ¿porqué coño se escondían cuando golpeabas a tu mujer?. ¡Que lo viesen!. ¡Que se diesen cuenta de quién manda!. Pero, no. No querían mirar y, encima, no dejaban de llorar. No me extraña, esa zorra los estaba haciendo débiles a su imagen y semenjanza. Por eso, para fortalecerlos, nada mejor que una buena hostia de vez en cuando también para ellos.

¿Y qué me dices del día que a tu mujer se le ocurrió amenazarte con denunciarte a la Pociía?. ¡¡¿Pero de qué iba?!!. Mucha tele es lo que veía, mucha tele con esas tonterías de mujeres liberadas que denunciaban a sus maridos. ¿No se daba cuenta de que esas mujeres luego terminaban muertas?. Los telediarios están llenos de esas noticias. ¿Eso es lo que quería?. ¿Acabar muerta?. Al fin y al cabo, contigo tenía un lugar donde vivir y tener a los niños.

Al final ha entrado en razón (aunque te costó ponerte especialmente violento, por su bien) y se dió cuenta de que la denuncia sería una muerte inmediata.

En fin, ya ves que al final, el orden prevalece. Tu mujer ya no se queja de las hostias (¡y que se atreva!), los niños no son un problema (no se les ocurre salir de la habitación cuando llegas tú) y, encima, te dedican un día. ¡Qué grande eres!.

Un saludo,

Rafa Osuna

Postdata: Permíteme que te diga una cosa desde el mayor de los reconocimientos hacia una persona “tan grande como tú”: como eres tan valiente, a ver si te atreves a dar la cara en alguna ocasión. Decir delante de todo el mundo lo que realmente estás haciendo. Te aseguro, grandísimo hijo de puta, que somos muchos los que queremos hacer contigo lo mismo que tú haces con tu mujer.

¡Ojalá se mueran todos los que son como tú!


Si te ha gustado esta entrada, puedes suscribirte al blog para recibir todos los nuevos contenidos que se publiquen. Suscríbete usando un lector de feeeds , recibe las actualizaciones por correo electrónico o síguenos en Facebook o Twitter.