Archivos etiqueta: tecnologa


En defensa del early adopter 3

Early adopter

Sí, lo confieso: soy un early adopter. Y además estoy orgulloso de serlo.

Hoy me han preguntado sobre los early adopters. La persona con la que estaba hablando no conocía este término (como la mayoría de la gente, excepto los propios early adopters) y se lo he tenido que definir.

Le he dicho que los early adopters somos personas que somos capaces de matar por una invitación para probar la beta de la última aplicación que se anuncie. No podemos soportar leer un tweet del tipo “¡Cómo me está gustando la beta de MenudaChorrada.com!” sin tener acceso a MenudaChorrada.com. Somos aquellos que salivamos cada vez que en nuestro móvil aparece una nueva versión de esa aplicación que no usamos nunca, y corremos a actualizar y probar todas las nuevas funcionalidades.

Los early adopters aplaudimos con las orejas cada vez que nuestra marca favorita presenta un nuevo teléfono, consola, ordenador, reloj, red social, calzoncillos… Y, por supuesto, somos los primeros en descargar, hacer cola, comprar o lo que haga falta para probarlo todo antes que nadie.

Sí, claro, a las pocas horas de haber sido uno de los primeros en probar ese producto/servicio/web/aplicación, lo abandonamos. Posiblemente no lo volvamos a usar. ¡Pero que nadie dude de que fuimos los primeros!

Después de describir de esa manera lo que es un early adopter, la persona con la que estaba hablando me ha dado un par de palmaditas en la espalda. De esas que se dan acompañadas de un comentario del tipo “no te preocupes, que ya se te pasará” y una mirada compasiva. Después ha cogido su Nokia 8210 y se ha ido tan feliz… ¡el muy troglodita!


Si te ha gustado esta entrada, puedes suscribirte al blog para recibir todos los nuevos contenidos que se publiquen. Suscríbete usando un lector de feeeds , recibe las actualizaciones por correo electrónico o síguenos en Facebook o Twitter.


La Moleskine de un geek 10

Moleskine digital

Recientemente he comprado una libreta de notas, una Moleskine. Una de esas libretas de papel para escribir, dibujar o garabatear en ella con un lápiz. Vamos, una libreta de las de toda la vida. De las mismas que usaban nuestros abuelos.

Y, claro, uno que siempre ha sido defensor de las nuevas tecnologías, que ha defendido el uso de todo tipo de “cacharritos con batería” como sustitutos de las herramientas arcaicas, ahora tiene que soportar un chaparrón de críticas que intentan demostrar que no tengo un criterio claro. ¿Cómo puede ser que alguien considerado geek se dedique ahora a escribir en hojas de papel con un lápiz?

El caso es que no sé si voy a poder defenderme de esas críticas. Tampoco tengo claro que quiera hacerlo. Al fin y al cabo, yo actuo como quiero y no tengo que darle explicaciones a nadie. Pero lo voy a intentar.

Soy defensor de las nuevas tecnologías. Hasta aquí no digo nada nuevo que no supieseis ya. Creo en la reconversión de las industrias (y por ende, de las costumbres populares) para adaptarse a las nuevas tecnologías. Así, por ejemplo, estoy convencido de que en poco tiempo desaparecerá la mayoría del plástico de los CDs o del papel de los libros. Todo pasará a ser digital y con ello, entre otras cosas, le habremos hecho un favor a nuestro maltrecho medio ambiente.

Pero fijaos que no he dicho que desaparecerá TODO el plástico o el papel sino LA MAYORÍA del plástico o el papel. Y es que, al igual que ocurre con los discos de vinilo, siempre quedará algún que otro nostálgico. Alguna persona que, reconociendo la supremacía de las nuevas tecnologías, quiere tener un huequecito para disfrutar de cosas como “el olor del papel en un libro nuevo” o “el tacto de los surcos de un disco de vinilo”.

En mi caso, he descubierto que en mi libreta de papel tengo una libertad a la hora de escribir que no he encontrado todavía en ningún otro “cacharrito”. Llevo mucho tiempo usando PDAs, portátiles, netbooks, smartphones… y sin embargo, no he conseguido todavía en ninguno de ellos esa libertad que me da el coger un lápiz y ponerme a escribir en una hoja de papel. Y, mucho menos, ninguno de estos dispositivos me ha dado la sensación placentera del tacto del lápiz al recorrer la superficie rugosa del papel.

Así que, he cogido mi Moleskine, le he abierto por su primera página y he escrito mi primera nota: “Redactar un post sobre la paradoja de comprarse una libreta de papel defendiendo las nuevas tecnologías”.

Foto: sd con licencia CC


Si te ha gustado esta entrada, puedes suscribirte al blog para recibir todos los nuevos contenidos que se publiquen. Suscríbete usando un lector de feeeds , recibe las actualizaciones por correo electrónico o síguenos en Facebook o Twitter.


Este año no habrá SIMO 3

SIMO, esa feria que empezó llamandose así por ser las siglas de (Salón Internacional del Mobiliario de Oficina y que llegó a ser un exponente de las nuevas tecnologías, no llegará a celebrarse este año.

Es algo que ya se llevaba rumoreando varios días por la Red dado que las principales empresas del sector, debido a la crisis existente, habían declinado asistir a la edición de este año.

Los organizadores, al informar de esta cancelación, han indicado que se encuentran trabajando en un nuevo proyecto para el sector.

Posiblemente, es lo mejor que le podía pasar a una feria que en los últimos años había visto como perdía todo su interés para los profesionales del sector. Esperemos que, aunque sea necesario un parón hasta que la crisis se vea superada, el nuevo proyecto que emerja, lo haga con el interés suficiente.

SIMO, descase en paz.


Si te ha gustado esta entrada, puedes suscribirte al blog para recibir todos los nuevos contenidos que se publiquen. Suscríbete usando un lector de feeeds , recibe las actualizaciones por correo electrónico o síguenos en Facebook o Twitter.